Un fromager español en los Alpes

¿Qué hace un topógrafo español en un pueblo perdido de los Alpes franceses? ¿Qué le ha llevado a este rincón en la frontera con Suiza?
Israel Gili es la consecuencia de la crisis en España y allá por el 2009 perdió su trabajo y se puso a preparar las oposiciones para Policía Nacional. Un día le ofrecieron trabajo en Francia en una quesería y se “lio la manta a la cabeza” y allá que se fue. 
Sin saber francés, sin tener idea de hacer queso y lo mejor de todo, con la convicción que no le gustaba el queso.
Aquellos días fueron primeros para muchas cosas, la primera vez que cogía un avión y su primer día en una quesería. Israel hizo de todo durante los primeros seis meses, incluso aprender francés. Observó todo detenidamente día a día para saber cuál era el proceso de elaboración y la magia entonces se apoderó de él.
Tras esos primeros meses comenzó a elaborar y se fue apasionando con el trabajo de alquimia para crear los quesos. Buscó información, leyó y se acercó a las granjas cercanas donde hacían queso fermier para ofrecerse gratis y ver cómo elaboraban. Seguir aprendiendo era (y es) su máxima ya atrapado por el mundo del queso.
Ya en el 2015, con el nacimiento de su hija, le ofrecen trabajo en una quesería más grande, Les Fruiteres des Bornes, donde se ha convertido en Fromager llevando un equipo de ocho personas, dominando la tecnología del queso tras siete años en Francia ganándose el respeto y la admiración de sus compañeros.
Hoy sus quesos se pueden encontrar en varias tiendas especializadas en España (Bon Fromage, Charcutería de Octavio en Madrid y La Majada Quesos en Valencia, por ejemplo) y realmente son un espectáculo. He tenido el privilegio de catar seis de esta quesería y quedarme con uno sólo sería un delito.
Impecable su “Raclette de Savoie Le Chaudron” (su sabor incomparable se debe a la gran calidad de la leche y los métodos de fabricación tradicional). No dudes en fundirlo, es un queso que se crece con el calor.
Notable también su “Reblochon”, suave y cremoso con su sabor a nuez. Su corteza amarilla cubierta por una delgada espuma blanca indica un perfecto envejecimiento en cueva fresca.
El “Abondance” tiene ya medalla de oro. Pasta suave y cremosa, sabor afrutado y con un ligero toque amargo es ideal también para una fondue.
Destacable por su elegancia uno de sus quesos más representativos, “Le Bornin à  l’Ail”. Pequeño queso de pasta blanda salado con agua de mar, suave, pasta cremosa y salpicado con granos finos de ajo que logra auténticas delicias en el paladar.
“Le Tomme de Savoie IGP ” habla por sí solo, reconocible por su corteza gris y su tamaño emana un característico olor a moho y bodega. Sabor suave, fruta y nuez con toques herbáceos. Es el queso más antiguo de Saboya y siempre tiene un lugar destacado en las mesas de la zona. Hoy en día aún se elabora de manera tradicional.
Israel Gili sigue elaborando todos los días en el pequeño pueblo de Arbusigny sin dejar el contacto con otros queseros españoles. Quien sabe si algún día regresará a España para iniciar nuevos proyectos. 
Lo recibiremos con los brazos abiertos si ese día llega.
Notas: Todos los quesos son elaborados con leche cruda de vaca.

http://www.lesfruitieresdesbornes.com

Deja un comentario