Kilómetros de Pizza: el Arte hecho Pizza.

Siendo sincera,  el tema de pizzas como que me echa para atrás. Salvo alguna vez, por obligación, con mis sobrinos no suelo comer muchas. Es más, se pueden contar con los dedos de una mano las ocasiones en las que  lo hago.
Por esta razón,  no las tenía yo conmigo a la hora de comer en Kilómetros de Pizza. La primera sorpresa fue el local, prácticamente  diáfano, abierto  y lleno de luz. Largas mesas de madera con bancos corridos que hacía muy familiar la sala.
La imagen y el diseño están muy presentes en esta empresa. Las primeras cajas de pizza se las han encargado a ilustradores, dibujantes y directores de arte de agencias de publicidad y cuelgan ya de la pared de la sala.
Agustín  Hidalgo  nos acompañó en nuestra visita y  comenzó a contar  su historia. Siempre ligado a la gastronomía dejó su trabajo en el sector inmobiliario y se dedicó a viajar con sus socios  por Italia para descubrir los secretos de la pizza. Buscaban algo distinto, diferente, para su restaurante.
Durante un  año viajaron descubriendo multitud de sabores y sobre todo, que en cada rincón visitado de Italia (Nápoles, Roma, Florencia, Milán, Turín, Génova…), la pizza que le preparaban era considerada como la mejor.
Nunca imaginaron que la solución y, sobre todo, la persona que les iba a entender lo encontrarían en Tomelloso, Ciudad Real. Jesús  Marquina, cuatro veces campeón del mundo de pizza artesana,  les entendió desde el principio y comenzaron a  trabajar juntos.
Me explican que sus pizzas son únicas: diseñadas y testadas por Jesús Marquina, elaboradas con harinas exclusivas importadas de Italia y cocinadas en el horno de pizzas gourmet más grande del mundo en este momento.
El horno ha sido fabricado en Italia a medida expresamente por la prestigiosa marca Castelli, considerada el RollsRoyce de los hornos de pizza. Está considerado el más grande del mundo y se pueden cocer pizzas de hasta 2 metros de longitud. Las palas de cocción son también especiales, fabricadas con una madera homologada para mantener el sabor y las propiedades de la pizza en todo momento.
Ofrecen tres tipos de masa: Tonda (es la ultra fina, crujiente, romana), Alla Pala (especial para formatos largos, esponjosa y crujiente), Masa Al Taglio (por sus características, la recomendada para llevar a domicilio).
Iniciamos nuestra comida con una Burrata  clásica de 5 días, menos salada y más cremosa, que se deshacía en la boca. Aceite de albahaca, rúcula y unos  cherry que verdaderamente sabían a tomate, muy jugosos.
Nos decidimos acompañar con un vino tinto, Pétalos del Bierzo.

La primera pizza de 4 quesos, ya que me precedía la fama de mi adicción al queso antes de entrar: Gorgonzola, Mozzarella, Parmesano y Provolone.
Masa muy fina  con un 40 % de agua, ligera, predomina el Provolone y el Parmesano. Equilibrada.

Agustín nos explica que la fermentación de las masas es lenta y prolongada,  con harinas de alta absorción.
La segunda elección: la Pizza El Greco. Un homenaje al extraordinario pintor toledano por el IV Centenario de su muerte. Una propuesta gastronómica de autor en el que Jesús trabajó meses. Presentación impecable de restaurante gourmet, pizza de alta cocina en una palabra.
Contiene ingredientes de los tres países en los que el pintor pasó su vida: de Grecia el yogur, de Italia la masa y la Mozzarella y de España la perdiz toledana.
Se añaden otros elementos mediterráneos como  el pepino, tomates  cherry amarillos y rojos confitados, hierbabuena que le dan ese sabor especial y  característico.
Todo ello presentado  en una base con la forma del famoso cuadro “El entierro del Conde Orgaz”.Pincel incluido y unas  “gorgueras” hechas con queso Cabeza de Monje en forma de flores.
Una delicia de sabores que emociona, una masa ligera y una explosión  en boca de todo ellos. 
Destaca el pepino y la hierbabuena que le dan frescor a todo el conjunto, equilibrio  entre dulce y salado.
Acabamos la comida con un excelente de Tiramisú, receta secreta de la mujer de Iván, socio de Agustín que se unió a nosotros. No pude sacarle la receta para llevármela a casa, lástima. 
Un café italiano, para terminar, Limoncello y Tequila de Chocolate Olmeca.
Una agradable sorpresa que cambió de forma radical la concepción que tenía sobre la pizza como comida rápida y pesada. Ninguna de las dos premisas son ciertas en «Kilómetros de Pizza». Al contrario: elaboran unas pizzas que son arte culinario y, bajo esa responsabilidad y compromiso, es como trabajan.
Como curiosidad, el ticket medio por persona es de 18 €. Tienen unos 16 tipos de pizza diferente, algunas realmente sorprendentes. Como ya soy una conversa ferviente, volveré sin ninguna duda.
(A la semana siguiente de mi visita, me invitaron a una  cata Pizza& Vino, pero eso, ya es otra historia).
Kilómetros de Pizza
Avenida de Brasil, 6
28020 Madrid
Tlf. 91 755 72 32
www.kilometrosdepizza.com

Deja un comentario