Primer Día de Cosecha Aceite Castillo de Canena 2014

El primer día de cosecha siempre es algo especial y mágico. Es la celebración de todo un año de trabajo, de ver el resultado de esa labor que pocas veces se ve  pero sin  la cual sería imposible.

Castillo de Canena lleva festejando este primer día desde hace nueve años. Es el fruto de una cuidada selección  de aceitunas arbequina y picual de árboles especialmente elegidos  y recolectadas en su momento óptimo.

Esta presentación  coincide con el éxito obtenido en la última edición  de la prestigiosa guía Flos Eloi, que acaba de ratificar  a los aceites extra vírgenes de Castillo de Canena (por segundo año consecutivo) como los mejores del mundo al otorgarle la máxima puntuación, 98 puntos.



Cada año una personalidad vinculada a la cultura, el arte, el deporte o las ciencias y amante del aceite de oliva  se encarga de diseñar esta singular etiqueta  de la ya característica botella cereza.


Este año ha sido  el diseñador  de moda Roberto Verino quién ha incluido un boceto de su última colección en esta peculiar botella color cereza: etiqueta negra y blanca para el aceite Picual… 

 … blanca y cereza para la variedad Arbequina.


Para  el diseñador  “el primer día de cosecha  representa el primer boceto con el que inicias una colección. Te enfrentas a una página en blanco y todos los esfuerzos previos, los sentimientos y las expectativas que se anteponen a este primer momento, empiezan a ser realidad”

En la primera    presentación celebrada en la sede de la firma de moda en Madrid pude, por fin, catar  ambos aceites. Siempre  he sido más amiga del aceite variedad Arbequina. Descubrí sorprendida como este año en boca tenía más tintes de picual que de la arbequina en sí.



Francisco Vañó, Director –Gerente de la empresa, gran amante  del campo y todo un experto en estas lides me explicó que las condiciones meteorológicas  poco antes de la cosecha hizo que esta aceituna reaccionara  tomando tintes de picual. Asombroso.

Todo un descubrimiento mientras degustábamos el excelente vino blanco de Roberto Verino y unos delicados bocados con recetas en las que el aceite estaba realmente bien representado y con gran protagonismo.


Un éxito en la que pudimos disfrutar de la compañía de la Familia Vañó y de Roberto Verino.



Tres semanas después esta misma presentación se produjo en la ciudad de Palma de Mallorca, en el beach club de un gran Hotel al lado del mar.

Convencida ya que los hados se alían con  Castillo de Canena,  aterrizamos en la isla  con un día espléndido que más se parecía a uno  de principios de otoño que al de un muy cercano invierno.

Rosa Vañó, Directora Comercial de la firma, explicó  a prensa y chefs  las características del nuevo aceite y nos animó a todos a disfrutar con ellos  su primer día de cosecha. Unas palabras en las que  se intuye el amor por el producto, el agradecimiento por el trabajo de todo su equipo, desde el campo en Canena, Jaén, hasta el  comercial en Madrid que distribuye a 42 países en el mundo.

La jornada era propicia para degustar los patés de perdiz de Jaén  del catering La Loja, espectaculares por cierto,



.. así como un jamón de primera calidad, con cada trozo un lagrimón…



.. y  el maravilloso queso artesano asturiano Rey Silo A fuega`l Pitu que S’aglà , empresa distribuidora  de la zona nos ofreció.



También  se encontraba  presente Flor de Sal d’Es Trenc con Laura Calvo y Marta Calvo (Las Gracias Mallorca), la sal marina más pura y valiosa que puso un punto distinto a todo aquello que pudimos probar. Un toque diferente, y distinguido, acorde al acto.

Por último, Cavas Gramona y  un Txacolí de autor de Álava, Bodega Señorio de Astobiza aplacaron el calor de este día junto con la compañía de grandes  chefs como Koldo Royo (asesor, cocinero  e impulsor del movimiento del food truck)…

  y Honorato Espinar, concursante de Top Chef  y sus anécdotas.


El responsable del éxito de la organización de este evento en Palma de Mallorca fue Juan Vicente Sánchez, distribuidor oficial de Castillo de Canena en la isla, La Abaceria Mallorca

Rosa y Francisco Vañó   dejaron sus puestos directivos   en  grandes multinacionales  para emprender desde cero esta aventura familiar. Hoy en día son un referente en el mundo del aceite virgen extra, un ejemplo de empresa que continúa recabando premios como reconocimiento a su gran labor y a su extraordinario aceite.

Eso sí, cada año todo el equipo humano de Castillo de Canena tiene  una nueva reválida en forma de Primer Día de Cosecha  en el  que demuestran quienes son.
El mejor aceite del mundo. Enhorabuena señores.










Deja un comentario