La buena salud de nuestros AOVES

El pasado viernes día 12 finalizó en IFEMA  la World Olive Oil  Exhibition , el mayor encuentro internacional dedicado  al negocio  del aceite de oliva.
Más de 100 almazaras y un crecimiento del 35 % de visitantes  de todos los países  hacen que este encuentro   se consolide como cita  referente en el sector.
Interesantes ha sido las catas impartidas  así como la  muestra de aceites que estaba a disposición de los visitantes para su degustación y deleite. Una gran muestra de nuestro oro líquido que sigue consiguiendo adeptos. Un gran impulso al mercado que  la pasada  campaña no ha sido de las mejores en cuanto a cantidad pero sí en calidad.
Como valor añadido el stand de productor gourmet a base de AOVES. Desde las tortas de anís, conservas, patatas fritas, toda clase de productos en conserva…. en y con aceite, obviamente.
Una vez más cocineros de primer nivel han demostrado que es un elemento imprescindible en la cocina. Nacho Saiz lo demostró con unas texturas de tomate  zafarraya  y un picho de pulpo con pequeñas patatas a baja temperatura aderezado con aceite de su almazara, Campopineda.
Kike Piñeiro  realizó un show cooking uniendo sus raíces y pasión, el mar, con AOVES realizando un espectacular trabajo.
Zamburiñas con lechuga de mar y lima, mejillones naturales con wakame  y su propio escabeche,  por cierto, delicado y suave nos sorprendió a todos. Tomate deshidratado, falso caviar de aceite con anchoa.
Y el mejor plato,  en mi opinión, el taco de atún con espuma fría de aceite, macerado en soja y aceite durante 12 horas  Sin duda una gran apuesta donde los sabores  engrandecían el gran producto utilizado y donde Kike jugó  con picuales y arbequinos. ¡Enhorabuena chef!
No había otra manera de terminar mejor que con algo dulce. Bombón  liquido de chocolate negro y  aceite. Se funde en boca y explota: una cascada de sensaciones que se acentúan con esa pizca de sal Maldon en el interior. Prohibido morder.
Y el bombón blanco con pétalos de rosa. Un toque sutil lleno de aromas  sorprendentes.
Sin duda una buena manera de terminar la visita.

¡Larga vida a nuestros AOVES!

Deja un comentario