Restaurante Caray, agosto en Madrid

Agosto, el mes por excelencia de vacaciones en España,  ciudades a medio gas.
Oportunidad perfecta para descubrir a golpe de paseos o desplazamientos cortos en coche,  los lugares que están abiertos en Madrid y disfrutarlos a 23 revoluciones, sin prisa, sin otro acto o presentación. Placer en los detalles.

Y ahí está  el Restaurante Caray. Lo primero que te encuentras es su impresionante barra diseñada por Lorenzo Castillo. Apetece tomarse un Jerez o un Martini.
El restaurante, amplio, cómodo y sugerente invita a dejarse llevar. Y más cuando es   Miguel Ángel Román quién tiene la batuta en la cocina  (Chef que ya conocemos de la mítica Montería),  y Valerio Carrera, Jefe de Sala y Sommelier junto a un equipo impresionante de profesionales.
Para esta ocasión tuve la suerte de tener en nuestra mesa un menú en el que el queso era ingrediente fundamental gracias a nuestra compañera, la periodista gastronómica Concha Crespo.

Comenzó el almuerzo de forma espectacular, con un Palo Cortado de 20 años, Wellington, de Bodegas  Hidalgo La Gitana 

… que acompañó a la tosta de Foie y  Queso Parmesano con 12 meses de curación que equilibra el conjunto.

Cambiamos de vino y plato. Milhojas de remolacha con queso Laguna  de Miraflores (Sierra de Madrid) y anchoa. Sin ser muy amante de la remolacha debo admitir que el plato es redondo, el queso aporta el sabor y textura  perfecta que se complementa con el resto del plato. El queso potente, lleno de sabor da un toque muy elegante.
Riesling alemán, excelente, que  acompaña perfectamente.
La ensalada  de tomate, Jamón Ibérico y Queso Parmesano (también de 12 meses de curación)  es correcta. Subiría a otro nivel si el tomate fuera de huerta y  el Parmesano de unos 24 meses.
Para los platos principales llegó la gran sorpresa en cuanto a vino. Valerio nos descubrió una Garnacha Tintorera de Almansa que sin duda fue un acierto, Laya 2009. Aterciopelado y envolvente  acompañó en perfecta armonía al Risotto de setas y crujiente de Queso (otro gran acierto que le da la salinidad al plato).
Terminamos los platos principales  con carne. Cerdo con salsa de tres quesos, en la que el Manchego sobresale y se agradece.
En los postres  tampoco podía faltar el queso. Un cremoso con frutos rojos frescos. El conjunto es  espectacular: suave, delicado, sutil, equilibrado, se deshace en boca.
Acompañado de  un vino dulce pasificado siciliano, Ferrandes (Passito  di Pantelleria 2007),  rematamos  con una tabla de quesos seleccionada.
Queso de cabra Miraflores, untuoso e ideal para comenzar la tabla. Ubriaco Siciliano, corteza lavada con vino tinto y uno de los preferidos en la mesa. Estaba en su mejor momento.
Majorero al Pimentón  de Fuerteventura y Embrujo de la Sierra. También destacable en Costa Negra, queso catalán de leche cruda   y con corteza negra debido a la ceniza. Su sabor es dulce con un toque ácido al final y fundente en boca.
Por último,  otro broche en la tabla, el Queso Azul de Aquitania. Una fina corteza natural cubierta casi por completo de moho blanco. Textura cremosa, mantecoso y sabor a nuez, ligeramente salado y con  retrogusto penetrante, como corresponde a los quesos azules que se precien.



Todo un placer para los amantes del queso con una armonía y acompañamiento en cuanto a vinos excelente.

Para terminar, me gustaría también destacar  su cocina de mercado. Este mes de Agosto Caray propone viajes infinitos. Miguel Ángel Román propone escapadas de estío por Cádiz o Galicia, por ejemplo, sentado ante mesas de mármol desde las que el Atlántico, el Cantábrico y el Mediterráneo llegan a la boca con los sabores y las texturas de las croquetas de ortiguillas, las gambas invertidas, el pulpo tempurizado, el atún, las almejas, los mejillones o… el bonito recién pescado en Burela y aromatizado con lemongrass.
Una muy buena opción para los que aún estamos por Madrid y para los visitantes.
Precio medio por persona: 40 € (sin bebida)
Hermosilla 2, Madrid 28001
Esquina del Hotel Gran Meliá Féniz
Aparcacoches
91 4857801

Deja un comentario