Recreo:Una grata sorpresa en Agosto

El sábado me acerqué a visitar a mis amigas Mariam y Carmen de Taberna Verdejo y a tomar sus mejillones en escabeche tras sus vacaciones. Por cierto, algo imperdible y más ahora que estamos en plena temporada.
Al salir, y por recomendación de ambas, crucé la calle para entrar en un nuevo local (apenas mes y medio abierto) llamado Recreo.
Pequeño, coqueto y con una decoración pulcra de aquí y de allá, Recreo me recuerda a  los locales marineros  por esos tonos azules que te envuelven. 
En esta aventura se embarcan Pablo Montero,  Alejandro Díazy Marcos Sánchez. Y no vienen en chanclas, no.
Abadía Retuerta  ya les curtió y consiguieron la estrella Michelin allá por el 2014 .Han remado a la par con Aduriz y otros muchos grandes de este mundo. Y ahora se lanzan con esta taberna en Madrid con un concepto informal y con platos que incitan a compartir entre amigos.
Entramos con dos sugerencias, una de ellas el mejillón tigre (3€ la pieza) acompañado de ensalada de hinojo fresco. Y sí, para mí también es el mejor mejillón tigre que he comido. 
Harta de esas bechamel tipo puré-pasta o no sé qué que enmascaran el sabor, el de Recreo es delicado y con una variedad de matices que te enamora (para pedirse tres más)
Si eres amantes de las Gildas, también las hacen ellos mismos. Un clásico que se agradece.
 El saam de  alita de pollo de corral  deshuesada  con cacahuete  y pepino es un bocado divertido y que tienes que probar sin duda.
Nos decantamos por dos raciones para compartir: Pluma ibérica con topinambo, champiñón crudo con trufa de verano y el puerro confitado  queso azul (Bejes Picón), papada ibérica y nuez.
Ambos con muy buena nota, tanto en presentación como en sabores. Extraordinario producto y muy buena técnica. Ningún sabor se enmascara y el conjunto funciona muy bien (destacable la pluma)
Para acompañar  elegimos un Albariño, Zarate, que no se arrugó en ningún momento y aguantó el envite.

Recreo dispone de unas 20 referencias  en su bodega para disfrute de todos los gustos (blancos, rosados, tintos, champagne…). No faltan los clásicos que nunca fallan.
En cuanto a los postres, pedimos los tres que tenía en carta con diversidad de opiniones.
La torta de aceite con limón, miel y romero sorprendió.  El limón compensa perfectamente el aceite de la torta. Divertido y sorprendente.
Tiramisú con palo cortado (no dejes de pedirlo si está en carta) y, el tercero, fresas con yogur de oveja, higos al horno, vainilla y pimienta rosa. Quedamos sorprendidos y encantados con las tres propuestas.  También disponen de grandes quesos (manchego, asturiano, de Albacete…) para acabar la comida.
Excelente servicio y trato.
Estoy segura que en breve se convertirá en un referente  en Madrid, yo ya lo tengo entre los imprescindibles. No tardes mucho en ir a conocerlo
Recreo
C/Espartinas 5 –Madrid
Telefono:910 33 43 79

Ticket medio:30 €

Deja un comentario