La Clave:Cocina Española

Madrid, para bien o para mal, se está convirtiendo en el centro gastronómico del país. Marca tendencia, es la ciudad donde más restaurantes se abren (y se cierran ojo, que de esto no se habla mucho), el rincón donde casi todo chef quiere tener su espacio.
También es un laboratorio de nuevas cocinas e ideas, de fusiones en la cocina y de moda. Sí, porque aquí si nos da por la ensalada de quinoa, en pocos días, la tienen todos los locales, o el famoso tartar de atún, que, aunque no sea temporada, está en todas las cartas.
En definitiva, Madrid te puede encumbrar o te ayuda a pegarte un buen tortazo.
En este vaivén abre sus puertas en la calle Velázquez 22 el Restaurante La Clave con un subtitulo: Cocina Española. Ahí es nada.
¡Vaya desfachatez! Vaya forma de arriesgar con nuestros platos más tradicionales. ¿A quién se le ocurriría? Pues a  Tomás Gutiérrez ,presidente de la Viña y con una experiencia profesional que asusta en esto de la hostelería.
Una antigua carbonera es el lugar elegido, donde se encuentra el denominado Secreto de Velázquez donde se puede picotear, sobre todo en su zona de Champagne (Taittinger), ostras y caviar. Y también unos buenos callos a la madrileña.
Tiene un rincón donde nos encontramos la barra de coctelería, visita obligada tras una buena comida en el salón superior y con una extensa carta de destilados. 
Si tienes suerte como Begoña Novillo y yo, te puedes encontrar tras el almuerzo con Antonio Cosmen de  La Cruz Blanca Vallecas y tener una sobremesa de las que hacen época hablando de nuestra gastronomía.
En el primer piso nos encontramos con un  sobrio y elegante salón  que nos da la bienvenida. Aquí todo es como los grandes restaurantes de antaño. Mesas con un perfecto mantel blanco , dispuesta a la perfección y donde nos reciben con una degustación de Jamón Ibérico.
Nos ponemos en manos del chef que comienza con unas croquetas de pringá diganas de la mejor venta de Jerez y una Carpaccio de Bacalao. Es verdad que un par de trozos eran un poco gruesos, pero la calidad del producto lo compensó.
Seguimos con unas Alcachofas confitadas con Jamón. Soy una fan de las alcachofas y más cuando se convierten en un delicado bocado, como es el caso.
En cuanto a los Huevos Rotos con aceite de trufa y zamburiñas es una buena apuesta por el contraste, aunque le quitaría ese aceite para ponerle unas lascas de trufa, (no soy partidaria de este tipo de aceite aromatizado, aunque al resto de la mesa sí le agradó).
Plato principal: Bacalao a la Vizcaína. Excelente tanto por la calidad del pescado (ya lo mencioné arriba con el carpaccio), como por la salsa perfectamente ligada. Uno de los mejores que he comido, y por el que volvería una y otra vez a La Clave.
Entrecote con patatas fritas (caseras) y pimientos del piquillo y un Arroz con leche fueron la traca final para este menú tradicional. Todo acompañado de una botella de Carmelo Rodero.
Su carta de vinos es amplia pero demasiado clásica. Nuestra Nariz de Oro,  Jesús Flores se está encargando de darle una vuelta y no dudo que hará un extraordinario trabajo ofreciendo vinos de nueva elaboración que siempre hay que tener en cuenta.
Destaco también el servicio atento y profesional del equipo de sala, pendiente en todo momento de las necesidades y realizando su trabajo con una gran maestría. Cómo se echan de menos ese tipo de camareros.
En definitiva, nuestra cocina más tradicional es la base de esta nueva apuesta donde degustar platos tan típicos como una fabada, cocido madrileño, pollo de corral en pepitoria, arroces , carnes y pescados en la forma que siempre los hemos comido. ¡Viva el chup-chup!
¡Enhorabuena por la apuesta y mucha suerte!
Ticket medio:45-50 €
Dispone de menú denominado Gastro Selección donde se puede elegir entre dos entrantes de entre seis y un segundo entre tres por 30 € (incluye pan, bebida y postre)
Restaurante La Clave
C/Velázquez 22
Tf 910 53 20 31

Deja un comentario