HIP17:Eva Ballarín revoluciona Madrid

Ayer abrió sus puertas en IFEMA HIP17, (Hospitality Innovation Planet) en lo que seguro será un congreso de referencia en el mundo de la hostelería y la restauración en España.
Durante tres días más de 200 ponentes nos ofrecerán sus experiencias, nos hablarán de las tendencias que vienen y palabras como innovación, autenticidad o habilidades serán muy repetidas.
En este primer día brillaron, por varias razones, algunos de los participantes. En el acto de apertura Rafael Ansón aportó datos que creo que no hay que olvidar: hace 20 años ningún turista venía a España por nuestra gastronomía. A día de hoy, de los 75 millones que nos visitan, 10 millones vienen por motivos gastronómicos. Ahí es nada.
Para los que puedan pensar que se mueven por amor a nuestras valoradas estrellas Michelín, decirles que están muy confundidos, “sólo” 100.000 de ellos lo hacen. ¿Sorprendidos? Yo sí. El resto, y si restáis son muchos muchísimos, les mueve nuestra materia prima, nuestra cocina de toda la vida, la tradicional, y la hospitalidad entre otros motivos. Insisto, son datos que no debemos de olvidar porque en ese aspecto somos afortunados.
Dicho de manera coloquial: hay una “jartá” de gente que viene directamente a comer a nuestro país. Son unos datos para sentirnos orgullosos y, al mismo tiempo, responsables. Creo que tenemos que cuidar este sector con nuestro mejor producto y con nuestra mejor sonrisa, entre otros aspectos que hoy no valoraré pero que todos sabéis.
De otro mundo es Eva Ballarín, consultora, asesora y formadora entre otras ocupaciones, además de Directora de este congreso
Escuchar a Ballarín es estar alerta en todo momento porque no sabes dónde va a colocar una de sus “perlas”. Con un lenguaje claro y conciso engancha desde el primer minuto. ¿De qué si no comienza con una frase de Víctor Hugo? “Lo que conduce y arrastra el mundo no son las máquinas, son las ideas”. Una masterclass de media hora digna de tenerla al alcance de la mano, en la mesilla de noche, por ejemplo, para releer o escuchar antes de dormir.
Sí, Ballarín nos recuerda que los comensales pagan dinero por las experiencias, por las emociones. Ya no vamos simplemente a comer: queremos, necesitamos, la autenticidad sin disfraces. De ahí que los establecimientos tengan que reinventarse e innovar constantemente.
Otra clave, según la Directora del congreso, es que actualmente disponemos de tanta información que prácticamente vivimos digitalizados. Nos hemos vuelto globales y holísticos, aunque es significativo que siempre volvemos a nuestro origen, a las recetas tradicionales, al pueblo vamos.
Eso sí, el gran reto de los establecimientos sigue siendo el mismo: la satisfacción del cliente.
Ana Escobar desgrana su experiencia con cuatro casos prácticos en la ponencia “Hacerlo bien y hacerlo saber”. Demuestra cómo la estrategia de comunicación y RRPP puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en un negocio hostelero.
Una exposición fresca y divertida donde nos cuenta, entre otras vivencias, cómo realizó la comunicación de Tately Fismuler, por ejemplo.
Sin mucho tiempo para escuchar a Diego Coquillat (lo siento amigo, es lo malo de querer asistir a ponencias solapadas) me paso para escuchar cómo Oriol Castro y Eduard Xatruch nos desgranan su aventura a la hora de montar sus dos restaurantes:  Compartir (Cadaqués) y Disfrutar(Barcelona) (¡me encantan los nombres!)
Sorprendieron a todo el auditorio al narrar como llenaron el local de cajas y poliespan para ver los espacios y colocar en “tres dimensiones” lo que iba a ser su restaurante. Alabo su idea de negocio y su filosofía culinaria. Da gusto cuando chefs de esta categoría te cuentan anécdotas “terrenales” que cambian su vida y lo que va a ser su futuro negocio.
Alguna de las ponencias de la tarde no cumplieron mis expectativas, aunque destaco la intervención de Nagore  Irazuegi de Arima Basque Gastronomy por su frescura y por hablar tan claro. Hacía tiempo que la expresión “me he llevado muchas ostias” no tenía tanto sentido. 
Me emocionó escuchar el motivo por el cual abrió un restaurante en Madrid: “Venir a Madrid era mi momento vital, era el momento”. Después de mucho trabajo para llevar a cabo esta creencia, ahora está arrasando en la Calle Ponzano.
Gran trabajo de Alexandra Sumasimoderando la mesa “Tengo un sueño: de la mente a la realidad” donde Nino Redruello (Fismuler) y Santiago Pedraza (Taberna Pedraza) acompañaron a Nagore relatando sus experiencias.
Tras estos apuntes, me ilusiona saber que aún quedan dos días en los que tendremos la oportunidad de seguir escuchando estas historias de vida.
Y me quedo para terminar con esta frase de Ansón:” La Gastronomía es la industria de la felicidad”
Sigamos haciendo felices a los clientes por favor.

Deja un comentario